4 cualidades de todo buen auditor tecnológico

Una parte de mi vida profesional la he dedicado a auditar software y empresas que desarrollaban software o creaban tecnología. Reconozco que no es fácil llegar a ser auditor, por los requisitos que se piden para ocupar estos trabajos y porque, en comparación con otras dedicaciones, se demandan muy pocos puestos de auditor. Pero también he reconocer que es de las dedicaciones más enriquecedoras que hay, porque te da la opción de estudiar y conocer varias decenas de empresas cada año.

En todos estos años de auditoría he conocido grandes profesionales, auditores, os aseguro de que los mejores, y he querido hacer una reflexión en 4 puntos con aquellas cualidades que creo tiene todo buen auditor tecnológico.

1. Mano izquierda y sangre fría. No suele pasar pero a veces pasa: hay quien no encaja bien las críticas. E incluso hay quien puede llegar a ser ofensivo cuando le dices que algo se podría hacer mejor. Y no sólo puedes tener problemas con el cliente, para ponerlo más complicado también están los consultores, que ejercen muchas veces de “abogados” y que muchas veces ven juzgado su trabajo delante de su cliente. En esto casos, “mano izquierda”, es decir, saber manejar con tacto las situaciones, y sangre fría son la mejor arma de un buen auditor.

2. Gran conocimiento y experiencia previa en aquello que vayas a auditar. Para mi el buen auditor es aquel que durante muchos años ocupó el puesto de aquel a quien va a auditar, o incluso quien sigue haciendo otros trabajos además del de auditor. El mejor auditor de empresas de desarrollo software… aquel que ha trabajado años en empresas de desarrollo software. Y además aquel que se ha matado estudiando, mejorando, y preparándose en conocer aquello que audita.

3. Saber interpretar las normas y aplicarlas en su justa medida. Creo que este punto es de los que más diferencia a un auditor experimentado de un auditor más normal. Las normas, aun guardando la rigurosidad, son una guía para comprobar cómo lo hace una empresa, no una ley a aplicar de manera robótica. Normalmente una única norma se aplica a miles de empresas, más grandes, más pequeñas, de defensa, de software de gestión, etc., por lo que el buen auditor debe saber aplicarlas en su justa medida según el caso o empresa que está auditando.

4. Total objetividad e independencia… pero con un pequeño toque de consultoría. Se da por hecho que un auditor no debe tener ningún tipo de interés con la empresa que audita, ser objetivo e independiente. Es más, un auditor de libro solo dice si algo está bien o mal, sin entrar en cómo mejoraría un problema que ha detectado. Pero los mejores y más apreciados auditores siempre aportan su experiencia de pasar por tantas empresas dejando consejos de cómo se podría mejorar algo, y saben hacer con el toque justo para no rebasar la línea que separa al consultor del auditor.

Vía | javiergarzas.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: