La economía de la intención

El desarrollo de software debe buscar la satisfacción de las expectativas del cliente. De lo que nos aproximemos a ese hito, será lo cerca o lejos que estaremos del cumplimiento de los objetivos.

Hablo de objetivos relacionados con la calidad del producto. La calidad técnica, es importante, muy importante, pero para el usuario está en un segundo plano, respecto a si el producto hace lo que espera y le permite trabajar de manera productiva.

Por ese motivo se dice que la calidad tiene dos puntos de vista, el del usuario y el del desarrollador. Es cierto que existe esa dualidad pero también que no se debe entender la una sin la otra.

Un producto software siempre es susceptible de ser evolucionado. Habrá un motivo para ello y el resultado debería ser un incremento del valor del mismo siendo proporcional al esfuerzo (coste) invertido para conseguirlo. De aquí surge otro objetivo: conseguir el mayor valor posible invirtiendo el menor esfuerzo posible.

Si conseguimos ganar valor, ahorrando esfuerzos, tendremos la posibilidad de seguir evolucionando el producto para así conseguir generar más valor. Es algo que debemos tener siempre presente, pero que no debe llegar a obsesionarnos porque llegado a un punto puede dar lugar a situaciones en las que se ponga muchos reparos a especular en el desarrollo, algo que a veces es inevitable porque el usuario no siempre tiene claro lo que quiere y necesita ver ejecutada su especificación para valorar si su idea es buena o si por el contrario necesita ajustes.

Tener presente ese rendimiento de la inversión obliga a tener en cuenta la calidad técnica en los desarrollos (y por ahí es donde se puede y se debe trabajar este asunto con el cliente), rematar las tareas, cumplir los compromisos, reducir la tasa de errores y desarrollar con intención.

Con la intención se pretende minimizar el número de iteraciones. Es cierto que intención y especulación son dos términos que no se llevan bien, pero no son incompatibles, de hecho no se utilizaría el término intención si se tuviera la certeza de que todas las decisiones que se toman son correctas. Se trata, por tanto, de trabajar con el usuario, para incrementar la probabilidad de éxito: historias de usuario con prototipado de pantallas tomando como referencia versiones ya liberadas del producto, de las funcionalidades más prioritarias seleccionar aquellas que se tenga más clara su operativa de uso, etc…

 

Viá: Jummp.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: