Siempre se puede mejorar

Si creemos que hemos llegado a nuestro límite, la realidad se encargará de plantearnos otros límites. El mundo sigue moviéndose, la competencia se hace cada vez más fuerte, cambia el contexto y no te queda otra opción: o te adaptas o desapareces.

De todos los objetivos que podemos marcarnos, hay uno que siempre debe estar presente: la mejora continua, que no es otra cosa que nuestro deseo de seguir estando ahí, de seguir progresando, de querer hacer las cosas mejor y de ser competitivos.

La mejora continua pasa por el reconocimiento de que podemos hacer las cosas mejor, obvio, ¿verdad? Esto que es tan evidente no resulta tan trivial porque implica reconocer errores, defectos y debilidades y no todo el mundo está dispuesto a asumir eso, después pasa por realizar una serie de acciones que implicarán en muchos casos cambio de hábitos, cambios de enfoque, la ruptura de conceptos que creíamos ya inamovibles y medir si efectivamente están provocando el cambio deseado.

Muchas veces se vende la mejora continua como un elemento reactivo: “tu me dices que mi servicio no está siendo satisfactorio y tomo medidas” y aunque el feedback es un factor importante (un instrumento) para la mejora continua, su punto de partida debe cimentarse desde la proactividad, ya que no podemos poner en manos de terceros nuestra capacidad y nuestra posibilidad de seguir mejorando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: