El analista funcional y el analista orgánico

¿Qué tareas realiza un analista funcional?, ¿cuáles un analista orgánico?. Depende de la entidad en la que trabajen y del proyecto en sí, la limitación de las funciones de cada uno.

Por regla general, se considera analista funcional a quien se encarga de la recopilación del catálogo de requisitos y de la definición de los casos de uso (o historias de usuario). Su objetivo es describir las funcionalidades del sistema y su comportamiento mediante el estudio de las necesidades del usuario. Su trabajo es muy importante y sin embargo no se le da el valor que se merece, ya he comentado en más de una ocasión que lo técnico suele resultar más glamuroso.

Los sistemas se desarrollan para el usuario y para que sean de utilidad hay que saber captar qué es lo que quiere el usuario y cómo desea interactuar con el sistema.

La técnica es muy importante, pero no lo es menos que la vertiente funcional, todos suman y todos restan si no hacen adecuadamente su trabajo.

El analista orgánico se encarga del diseño que no es otra cosa que la particularización de las necesidades del usuario a una implementación concreta. Para un proyecto concreto vendría a ser el arquitecto de la solución, ya que entraría incluso a definir el framework con el que se va a trabajar.

Lo habitual en los proyectos de desarrollo de software es encontrarnos con analistas que realizan las dos funciones, aunando en un solo perfil lo funcional y lo técnico. Tiene como principal ventaja que no es necesario transferir el conocimiento entre diferentes fases o procesos del desarrollo y que cada tarea es realizada por un experto en la misma. El principal inconveniente es que no existe una especialización, no obstante, hay que ser bastante bueno en uno de los dos perfiles para marcar de manera clara la diferencia respecto a analistas que realicen ambos trabajos (ahora, quien las marca es que es muy bueno y por tanto, vale mucho dinero).

En desarrollos iterativos e incrementales con una orientación ágil lo deseable es que la evolución del desarrollo sea rápida (realizándose los incrementos con cierta frecuencia) y resulta fundamental la participación del usuario, a ser posible como una pieza más del equipo de proyecto, lo normal es que no exista distinción entre analista funcional y orgánico, si bien, tendrá una vertiente más técnica, por las características particulares de este tipo de desarrollos. Existirán excepciones, en proyectos que por su naturaleza requiera de desarrolladores que den apoyo funcional, por la experiencia que tengan en un tipo de negocio concreto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: