El gran ‘hermano’: ¿Qué sabe Google de mí?

La privacidad cada día es más importante. Imagen: g4ll4is (via Flickr).

La privacidad cada día es más importante. Imagen: g4ll4is (via Flickr).

Por Carlos A. Castañeda M., PhD*

Nos guste o no, nuestra relación con el monstruo de las búsquedas cada día es más íntima. Desde el año pasado Google ha ampliado su mecanismo para combinar los datos de sus diversos servicios para crear un perfil muy detallado de nosotros, ¿lo sabían? Todo esto para mejorar su experiencia en sitios como Gmail, Picasa, Google+ o YouTube. Pero también hay una razón comercial: Google utiliza los datos que colecciona cuando navegamos para alinearlos con mayor precisión con nuestros intereses.

Ya hay varios organismos que empiezan a quejarse contra Google. Por ejemplo, la Unión Europea está investigando si el nuevo acuerdo de licencia viola las leyes de protección de datos.

Google rastrea siempre a sus usuarios con el fin de orientar sus anuncios. Por ejemplo, si ha leído un montón de artículos de noticias de fútbol, no se sorprenda si empieza a ver en cada página que navega mensajes de una marca de tenis o entradas para el próximo partido de su equipo favorito. Google le identifica no por su nombre, sino por una cadena de caracteres unidos a su navegador.

Google también mantiene registros de sus búsquedas y otras actividades. Según la compañía, esos registros no tienen su nombre, sino más bien una dirección numérica de internet asociada con el equipo. Esa dirección de internet también le da a Google su ubicación aproximada, por lo que en una búsqueda puede insertarle publicidades de locales comerciales de un determinado producto a 200 kilómetros de distancia.

Además, la compañía añade más detalles cuando usted se suscribe a su servicio. Cuando se inscribe, la compañía tiene mayor información personal, como su nombre, dirección y una lista de amigos. La política de Google le permite tener más capacidad de combinar esos datos para usarlo en sus servicios, ampliando más allá de los limitados derechos que tenía en el pasado. Aunque el buscador promete la custodia de nuestros datos, sabemos que, con tan sólo una orden judicial, Google podría compartir nuestra información.

No hay razón para ser paranoico, pero es mejor saber lo que está pasando para que cada uno pueda tomar las precauciones necesarias acerca de su privacidad. Aquí dejo algunas recomendaciones:

Gestione su sesión de inicio

La política afecta a lo que sucede cuando usted inicia sesión en cualquier servicio de Google. Se puede evitar un mayor nivel de rastreo y personalización simplemente no iniciando sesión con su cuenta o cerrándola al  finalizar su trabajo en los servicios.

Otra opción es usar diferentes navegadores simultáneamente para mantener sus identidades separadas. Por ejemplo, Chrome para acceder al correo electrónico y Firefox para cuando utilice YouTube. De esta manera, Google puede verlo como diferentes personas.

Revise lo que recuerda Google de mí

Con el Dashboard y usando su usuario y contraseña del correo, podrá ver todo lo que ha aprendido Google de usted. Sorpréndase mirando en las diferentes opciones todo lo que usted hace en el tiempo que navega frente al computador.

Si ha habilitado el ‘historial web’, compruebe la lista de sus búsquedas y determine cual quiere que la compañía recuerde y cual no. Puede suspender la grabación, visitando el historial. Además, usando esta herramienta Google puede sugerir videos que le gustaría ver en YouTube. Por ejemplo, si ha visitado un montón de sitios buscando a Justin Bieber para su hija, YouTube podría recomendar videoclips de esta estrella en las próximas búsquedas.

A continuación, eche un vistazo a su gestor de preferencias de Google. Esta página refleja lo que Google piensa que sabe de usted cuando no ha iniciado sesión.

Use los modos privados del navegador

Los principales navegadores ofrecen un modo de navegación privada. Por lo general, esto significa que los sitios web no se registrarán en los archivos del historial del navegador y que los archivos de datos o cookies agregadas por un sitio web para el seguimiento se eliminan después de que haya terminado su actividad.

En Chrome, use la opción nueva ventana de incógnito, en Internet Explorer de Microsoft exploración InPrivate y navegación privada en Firefox y en Safari. Mientras está en ello, puede eliminar los datos que ya estén grabados por el navegador limpiando su cache. Tenga en cuenta que algunos servicios no funcionarán correctamente usando este modo.

Utilice ‘anonymizers’

Existen varios servicios para ocultar nuestra identidad, uno de ellos y el más conocido, son los proxies anónimos, los cuales evitan el seguimiento de su IP. Otra opción es usar la herramienta libre TOR (https://www.torproject.org/), aunque requiere la instalación de una descarga de software y ralentizar nuestra navegación, es una buena alternativa.

Por último, estar offline

Incluso tomando en cuenta todas las recomendaciones anteriores, no se garantiza el anonimato. Para empezar, su proveedor de servicios de Internet tiene información sobre su conexión, independientemente de lo que Google sabe de usted. Lo descrito aquí puede ayudar, pero la única manera de proteger completamente su privacidad es estar off-line.

Google me recuerda la intro de la canción ‘Stop’, de Jane’s Addiction:

Señores y señoras, nosotros tenemos más influencia con sus hijos que usted, pero los queremos. Creado y arreglado de Los Angeles, Juanas Adicción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: