El Congreso está a punto de eliminar las cláusulas de permanencia en los celulares

La Plenaria de la Cámara de Representantes aprobó en primer debate el Proyecto de Ley 306 de 2013, que busca eliminar las cláusulas de permanencia impuestas por los operadores a los usuarios que compran teléfonos celulares de alta gama. Como sabemos que al tratarse de un tema legislativo llega a despertar varias preguntas, en ENTER.CO queremos explicar bien qué es lo que pasa con todo esto de las cláusulas de permanencia y las implicaciones que esto trae para los usuarios de telefonía celular. 

¿Qué son las cláusulas de permanencia?

Desde 2007 la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones aprobó una resolución en la que definió la cláusula de permanencia mínima que pueden imponer a los clientes los proveedores de telefonía móvil, internet y televisión por cable o satelital. Tal y como lo dice el texto jurídico, una cláusula de permanencia es un pacto que se establece en un contrato con el que el suscriptor se obliga a no terminar anticipadamente y sin justa causa su contrato de prestación de servicios de telecomunicaciones. En caso de no cumplir con esta cláusula, el usuario tendrá que pagar una suma de dinero al operador de acuerdo a lo que hayan pactado.

¿Qué busca el proyecto de ley?

De un tiempo para acá los operadores móviles empezaron a imponer con mayor fuerza esta norma, haciendo que los usuarios de telefonía móvil pudieran adquirir teléfonos de alta gama a precios más bajos a cambio de firmar cláusulas de permanencia de hasta dos años.

Ante las repetidas quejas de varios usuarios de telefonía celular en el país por esta situación, el Representante a la Cámara David Barguil presentó un proyecto de ley que busca eliminar las cláusulas de permanencia. La iniciativa también busca regular los contratos a los que se ven obligados los usuarios cuando compran nuevos equipos móviles. El proyecto aplica para los servicios de telefonía móvil y fija, internet y televisión.

Para Barguil, este tipo de acuerdos posibilitan atropellos contra los usuarios, como la mala calidad en la prestación del servicio de telefonía móvil. Esa, dice, “es apenas la punta del iceberg de una serie de irregularidades que vienen cometiendo los operadores, no sólo en materia de telefonía sino también en la prestación de servicios de televisión, internet y telefonía fija”.

Además, Barguil asegura que con la eliminación de esta figura se incentivará la competencia en el sector, permitiendo a los operadores atraer a los usuarios con mejores ofertas y servicios. 

¿Qué pasa si el proyecto es aprobado?

Hoy, si el usuario no quiere estar obligado a someterse a una cláusula de permanencia, debe comprar un equipo a precio completo o disponer de uno para activarlo con el servicio. El problema es que se firma un mismo contrato por dos cosas diferentes: la cláusula aplica para el servicio de telecomunicaciones, pero que lo que la genera es la compra a plazos de un equipo.

Si el proyecto de ley es aprobado, quedarán prohibidas las cláusulas de permanencia mínima en los contratos de telefonía móvil, más aun cuando no se generan cuando el usuario contrata un servicio de telecomunicaciones, como el plan de datos o de minutos; sino con la adquisición de los dispositivos móviles, es decir, con la compra del celular, tableta o módem.

Con esto, los usuarios que firmen un contrato con los operadores estarán en la libertad de cancelar cualquier servicio empaquetado (telefonía fija, internet y televisión) sin recibir ningún tipo de sanción por parte de la empresa. La iniciativa también exige que los contratos de conexión sean independientes de los contratos de compraventa de equipos celulares u otros dispositivos requeridos para el uso del servicio, como por ejemplo los módem inalámbricos.

Por el momento, como lo establece el texto, se puede establecer que los efectos de la iniciativa no aplicarán para los usuarios que tengan una cláusula de permanencia en el momento en que sea aprobada, pues el proyecto asegura que la Ley entrará a regir a partir de su promulgación.

¿Qué dicen los operadores?

Es evidente que este tipo de iniciativas iba a despertar polémica entre los operadores móviles. Por eso, la Asociación de la Industria Móvil de Colombia (Asomovil) –a la cuál están afiliados los tres operadores que cuentan con redes en el país– asegura que es probable que la eliminación de este esquema de financiación de equipos a través de las cláusulas de permanencia aumente considerablemente el precio de los celulares.

“Esto puede implicar que en el mediano y largo plazo, el costo de todos los teléfonos nuevos, en su gran mayoría los equipos denominados de ‘alta gama’, deban ser asumidos en su totalidad por el usuario, y por lo tanto la probabilidad de la adquisición a terminales móviles de mejor tecnología disminuirá”, indicó Asomovil en un comunicado de prensa.

Así mismo, la organización asegura que esta iniciativa pondrá potenciales obstáculos al buen ritmo de crecimiento y expansión de la masificación en el uso de internet móvil en el país, y que el aumento en el precio de estos teléfonos puede incentivar el aumento en el hurto de celulares, lo cual podría llevar mayores problemas.

Ante este hecho, el representante Barguil asegura que la eliminación de esta figura no ocasionaría un aumento en el costo de los equipos móviles, porque estos ya están sobrevalorados. “Con los precios tan exagerados que nos cobran en Colombia, no vemos hacia dónde pueda tender un alza en los precios […] El mismo poder de mercado de estas compañías les permite vender equipos de gama alta, en prepago, con un sobrecosto de más del 30% frente al precio de reconocidas vitrinas online que existen en todo el mundo”, indicó Barguil.

¿En qué estado se encuentra el proyecto?

Hace unos días la Comisión Sexta de la Cámara de Representantes aprobó el proyecto en segundo debate, con lo que ya concluyó el debate en ese cuerpo legislativo. A partir de ese momento, el representante Barguil pidió al Senado dar celeridad al trámite de la iniciativa, que ahora tendrá que pasar a consideración del Senado en la próxima legislatura, que arranca el 20 de julio.

Actualmente en el Senado avanza otro proyecto con las mismas características, que también pretende que los usuarios de telefonía móvil no sean presionados con las cláusulas de permanencia. David Barguil asegura que el ambiente está dado para que las dos iniciativas sean aprobadas. Si el Senado la aprueba, entonces pasará a sanción presidencial para que sea Ley de la República.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: